RSS elDebat.cat
elDebat.cat
Finalmente, datos oficiales en Sanidad
Sin título
El ICS, mucho mejor de lo que querría la Generalitat
Alfons Quintà
Los datos de la muy oficial Central de Resultats muestran que, a pesar de los recortes y los despiadados ataques recibidos desde las propia conselleria, el Institut Català de la Salut (ICS) continúa siendo tan bueno, o mejor, que los centros concertados de gestión privada, favorecidos por la actual Generalitat. El trabajo sólo se refiere a la asistencia hospitalaria. No entra a analizar la primaria.

El conseller de la Generalitat Boi Ruiz confiaba en que los datos acabados de dar a conocer por aquel organismo, adscrito a su departamento, favorecieran su política de destrucción de la sanidad pública de la cual el ICS es el paradigma, junto con sus ocho hospitales y sus centenares de Centros de Atención y Primaria. No ha sido así. El disparo ha salido por la culata.

La comparación sufría vicios graves. Por ejemplo, al ser la pieza clave de la sanidad pública catalana el ICS tiene la obligación de asumir las actividades más complejas (y por lo tanto más caras) así como las poco frecuentes (o sea poco rentables) pero en casos de vida o muerte, como las cámaras isobáricas para submarinistas que no hayan efectuado bien la descompresión.

El ámbito público y el privado están sujetos a contabilidades diferentes. El público tiene un mayor grado de control. Por eso ahora se lo quiere suprimir. En cambio, la privada tiene menores controles. Es lógico que Mas, Ruiz y sus amigos propietarios o gestores privados quieran desmenuzar y privatizar la pública.

La delirante política de la Generalitat en contra del ICS, se explica por la actitud de Mas en favor de los clanes de la sanidad privada. Unos clanes siempre atentos a las necesidades económicas de su partido. Que les cueste tanto y que se haya podido llevar a Josep Prat a la dimisión les pone frenéticos.

Todo ello comporta una política deliberada de destrucción del ICS. Temerariamente e injustamente se le llegó aplicar el eslogan franquista "Uno, grande y libre", cuando la búsqueda de franquistas o exfranquistas podría dar más buenos resultados a la Generalitat que a la ICS. La denigración deliberada del ICS ha sido una vil constante de la Generalitat de Mas. Ahora Mas, Ruiz y sus clanes soñaban en datos objetivos que avalaran su apriorismo interesado.

Imaginémonos que un ministro del Interior español se pasara el día criticando a la Guardia Civil y elogiando a la seguridad privada. Añadimos a esta situación imaginaria que un organismo del propio Estado español hiciera un informe que dejara mejor a la Guardia Civil que a la seguridad privada.

Esto es lo ha pasa realmente en la sanidad pública catalana, que día tras día está recortada, injuriada, infamada y menospreciada por los que tienen el deber de protegerla y mejorarla. Su deber institucional sería hacer todo lo contrario. Está tan claro como que un ministro del Interior tiene que defender a la Guardia Civil.

Además, ¿no afirma el actual y vigente plan de salud de Catalunya (2011-2015), presentado y aplaudido por Mas en Sitges, el pasado noviembre, que ya teníamos una sanidad "buena y barata"? ¿Se mentía entonces o se hace ahora? ¿O es que los clanes de turno la quieren más cara y con más desbarajuste, hitos malignos que ya se están logrando?

El 'Diario Médico'
El trabajo dado a conocer por la Central de Resultados es muy detallado. Eldebat.cat pensaba publicar un análisis. Ya lo ha hecho hoy el Diario Médico. Su corresponsal en Barcelona, Carmen Fernández, firma una magnífica crónica titulada "La Central de Resultados confirma que el ICS no es peor".

Carmen Fernández afirma que el buen resultado hospitalario del grupo formado al entorno del ICS "se da a pesar de la campaña de desprestigio a la que vienen estando sometidos desde dentro y desde fuera del gobierno autonómico".

En efecto, hay una grosera campaña contra todo el ICS desde la Generalitat y por parte de los medios de comunicación en manos de esta, así como de los subvencionados y progovernamentals, como La Vanguardia. Hoy este diario publica un editorial que da a entender que los empresarios catalanes se mueren de ganas de sumarse a la mutante campaña de Mas en favor de un concierto económico o de un pacto fiscal o lo que sea. Este diario digital ya informó, de manera veraz, precisando que la mayoría de empresarios –como de trabajadores o de parados– están esencialmente preocupados por la crisis y el evidente estancamiento económico. ¿Hacemos una encuesta, en la calle, en un mercado o donde sea?

Los recortes vinieron después
Los datos sanitarios se recogieron antes de los grandes recortes sanitarios, llevados a cabo en la segunda mitad de 2011. En 2012 el descenso de actividad y el aumento de las listas de espera serán mayores.

No obstante, algunos datos concretos son sorprendentes. Por ejemplo, la de hospitalización potencialmente evitable. En casos no llega a un uno por ciento el número de usuarios ingresados de los que se cree que podían no haberlo sido.

En cambio, en el inefable Hospital Sant Jaume de Calella, miembro del Consorci de Salud i Social de Catalunya (CSSC), antiguo Consorci Hospitalari de Catalunya, llega a un increíble 23,8 por ciento el número de usuarios que fueron ingresados pudiendo no haberlo sido y, aquí está una posible clave, con su ingreso pagado después con dinero público en aquel centro concertado. Hay hospitales concertados de los que cuesta imaginar que se dé de alta a alguien un viernes. Si se espera a lunes serán dos días más facturados. En un hospital del ICS esto no tendría sentido.

Las entidades hospitalarias citadas antes, como todo el Maresme, están marcadas por el poder y las prácticas de Ramon Bagó, exalcalde CiU de Calella y amigo personal de Jordi Pujol.

Respecto al Hospital Clínic de Barcelona hay que destacar que su director de Calidad, Antoni Trilla, es también presidente de la Agencia de Información, Evaluación y Calidad en Salud de la Generalitat, donde está inscrita la Agencia de Resultados. ¿Incompatibilidad se escribe quizás con h?

Así, ay, respecto al Clínic destaca que se deja al margen su muy suyo Barnaclínic, entidad totalmente privada y de facturas colosales. Tampoco aparece su "Transplant Services Foundation".

A la vez, no queda claro si se contabilizan todos los ingresos públicos que percibe el Clínic, no solamente los servicios que factura al Servei Català de Salut.

Hasta hace poco, y quizás todavía ahora, el Clínic recibía catorce millones de euros al año de la Diputación de Barcelona. En el momento en que fue traspasado del Estado a la Generalitat, enero de 2008, se convino que percibiría grandes cantidades anuales, creo que 65 millones de euros al año, para poner su déficit a cero.

Un día me gustó reproducir como hace ahora cuatro años se dijo y se celebró que aquella transferencia era un gran bien para Catalunya. Ahora parece que será un gran bien para su privatizador director, Josep M. Piqué. Ya expuse que CDC quiere que esta privatización de un bien público por antonomasia sea llevada a cabo mediante la ley de acompañamiento –una nueva ley òmnibus– del próximo presupuesto. Por lo tanto, dentro de pocos meses.

Josep M Piqué está muy vinculado al temible hombre fuerte del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Aubia. De entrada la privatización, aunque sea usando la fórmula de una Fundación, parece una aberración jurídica. En todo caso están trabajando en el tema un ejército de abogados. ¿El gobierno dirá algo, algún día, en el Parlament? En todo caso, los diputados tienen la posibilidad –triste para la democracia– de leer este diario digital. Preferiríamos informar de buenos debates parlamentarios, pero Londres queda demasiado lejos.

Mal para Boi Ruiz
No hay duda de que Boi Ruiz hubiera querido encontrar datos que desacreditaran al ICS, máxima encarnación de la sanidad pública catalana. No ha sido así. Ruiz tendrá que continuar usando la imaginación. Tendrá que tener presente que el muy buen análisis de Carmen Fernández puede acabar siendo una primera bofetada, seguida de otros. Haremos lo que podremos.

En un país normal, con políticos de verdad, que pensaran sólo –o prioritariamente, o un poco– en el interés social general, datos como los ahora aparecidos podrían llevar a una inflexión, a un cambio de rumbo. Si el abuelo patrón de Artur Mas hubiera evitado este tipo de razonamiento, con ocasión de mal tiempo, o de una avería, quizás no hubiera vivido tantos años. Su nieto es diferente, por desgracia suya y de todos nosotros.
Imprimir Enviar a un amigo
La TafaneraMenéamedel.ico.usChuzaFacebookIndependènciaCatosferaTwitter
Nuevo comentario
La empresa se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados, que contengan insultos y/o difamaciones, con el objetivo de preservar la imagen de las personas. El sistema almacenará su comentario junto a su IP (174.129.80.166)
*
*
Tienes que copiar, en el campo de texto, los 6 carácteres, del 0 al 9 y de la A a la F

* Campos obligatorios
 
 


Follow Me on Pinterest

Eldebat.caton
 
Perfil de Twitter de Francesc Moreno, editor de eldebat.cat
 
LA OPINIÓN MÁS LEÍDA
CSS válido XHTML válido Gestor de contenidos Creative Commons License
Portada | Economia catalana | Política | Sociedad | EntrevistAs | Opinión | A debate | Vídeos | TribunaLatina.com | Encuestas | Contactar
Quienes somos | Red Digital XXI S.L | NIF: B63898712 | Registro mercantil de Barcelona en el libro nº 90363 diario 944 el dia 19 de Julio de 2005 assentamiento 934 | CMS por Bab Soft
elDebat.cat