RSS elDebat.cat
elDebat.cat
17/07/2012 20:43
Los populares habían dicho que votarían a favor
Sin título
El PP cambia a última hora y hace caer una propuesta del PSC para doblar la renta mínima de inserción
Redacció
Tensión, carrerillas y un final casi teatral este martes en el Parlament. El PPC, que había asegurado, en el discurso previo a la votación, que votaría junto a la oposición de izquierdas –y en contra de CiU– para permitir que prosperara una proposición de ley del PSC para doblar lo que destina la Generalitat a la renta mínima de inserción (PIRMI), ha cambiado a última hora el sentido de su voto y ha permitido que se rechazara. El episodio, no obstante, ha puesto de manifiesto otra golpe el alto grado de desencuentro que hay en estos momentos entre CiU y PP, hasta hace muy poco dos fieles aliados en Catalunya y en Madrid. Todo ello, al día siguiente de que el president Artur Mas ‘amenazara' a los populares con retirarles su apoyo en Madrid.

CiU y el PIRMI
La proposición de ley, presentada por el PSC, pedía destinar 250 millones adicionales al PIRMI, que actualmente están cobrando unas 45.000 personas sin recursos en Catalunya. Esto habría supuesto doblar lo que se destina ahora. Además de un golpe a las políticas de recortes sociales del Govern, aun más fuerte que el que ya recibió en marzo, cuánto el Parlament aprobó contra CiU una moción, también socialista, que instaba al Govern a limitar el tiempo de espera para las visitas programadas y las operaciones quirúrgicas. Y más, teniendo en cuenta que el Govern ya ha tropezado anteriormente con el PIRMI: el verano pasado cambió el criterio para conceder esta ayuda, con el argumento de luchar contra el fraude, retirándolo a un 15% de los (entonces) 30.000 beneficiarios. Lo que ocasionó críticas de la oposición y un cierto malestar en parte de la opinión pública.

En el contexto actual de recortes sociales tanto en Catalunya como España, y sólo cuatro días después de que el Gobierno central aprobara recortar la prestación de paro y endureciera las condiciones para recibir los subsidios de las personas que han agotado la prestación, lo más lógico era pensar que el PP Catalán tumbaría la propuesta socialista junto a CiU. Pero los populares han anunciado, para sorpresa de todo el mundo –empezando por los socialistas– que harían todo lo contrario. Es decir, que votarían contra la enmienda a la totalidad presentada por CiU.

El ‘choque de trenes', la explicación de fondo
Una decisión sorprendente sólo a primera vista. Y más fácil de entender en el clima de enfrentamiento –no exento de teatralidad, y cada vez más errático– entre populares y convergentes. Horas antes, el portavoz del Govern, Francesc Homs, había continuado la táctica marcada el día anterior por Mas, y ha anunciado que la Generalitat pedirá un dictamen al Consejo de Garantías Estatutarias –paso previo a un posible recurso ante el Tribunal–Constitucional– sobre los últimos recortes del Gobierno central que tocan competencias catalanas. Pero también después de que los diputados de CiU en el Congreso apoyaran estos mismos recortes, y que el líder de la federación en Madrid, Josep Antoni Duran Lleida, se viera obligado a criticarlos posteriormente.

Estos gestos de Mas y Homs pueden estar en la línea de una estrategia para buscar un progresivo distanciamiento del PP que desemboque en ruptura total de cara al curso próximo, preparando unas posibles elecciones anticipadas –que podrían coincidir con el desenlace de la propuesta de pacto fiscal. Pero este martes, en el Parlament, ha dado la impresión de que CiU no controla del todo los tiempos. Ni sus propias fuerzas en el Parlament. Como ha querido poner de manifiesto el PP Catalán con su intención de hacer prosperar la proposición socialista.

Se habla de llamadas a Madrid
Una vez manifestada esta intención de los populares, el caos. De inmediato han empezado todo tipo de carrerillas y corrillos en los pasillos, y fuentes cercanas a CiU han hablado de hacer una "llamada a Madrid" para hacer cambiar el voto de los diputados populares. Se haya producido o no esta llamada, o fuera por negociaciones in situ, el PP ha cambiado de opinión a última hora, justo en el momento de las votaciones, y la enmienda a la totalidad presentada por CiU se ha aprobado –rechazando, así, la proposición del PSC– por 60 votos a favor, 51 en contra y 16 abstenciones.

Como resultado –y en medio del silencio de los medios públicos catalanes–, la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, llamando a la calma a los diputados de todos los colores. El propio Parlament, malparado en parte, después de que se haya constatado como a menudo no se vota en función del contenido concreto de las propuestas, sino de las relaciones entre los partidos. Y, más importante todavía, los ciudadanos sin recursos de Catalunya, afectados directamente por esta dinámica de partidos.
Imprimir Enviar a un amigo
La TafaneraMenéamedel.ico.usChuzaFacebookIndependènciaCatosferaTwitter
Nuevo comentario
La empresa se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados, que contengan insultos y/o difamaciones, con el objetivo de preservar la imagen de las personas. El sistema almacenará su comentario junto a su IP (54.204.66.38)
*
*
Tienes que copiar, en el campo de texto, los 6 carácteres, del 0 al 9 y de la A a la F

* Campos obligatorios
 
 


Follow Me on Pinterest

Eldebat.caton
 
Perfil de Twitter de Francesc Moreno, editor de eldebat.cat
 
LA OPINIÓN MÁS LEÍDA
CSS válido XHTML válido Gestor de contenidos Creative Commons License
Portada | Economia catalana | Política | Sociedad | EntrevistAs | Opinión | A debate | Vídeos | TribunaLatina.com | Encuestas | Contactar
Quienes somos | Red Digital XXI S.L | NIF: B63898712 | Registro mercantil de Barcelona en el libro nº 90363 diario 944 el dia 19 de Julio de 2005 assentamiento 934 | CMS por Bab Soft
elDebat.cat